Blogia
© Los Linderos del Fuego

Aprendizajes a media vida

Aprendizajes a media vida

A media vida, cuando respiro, siento aún que todo lo que he hecho ha sido insuficiente. El mudarme de planeta, dejar eso que llaman patria y aprender a no echarla de menos. Aprender a cocinar, a apreciar el verdadero valor de las frutas y a ver cómo discuten las ancianas del supermercado. Aprender a perder amigos, a asumirlo y a ganar otros. Aprender a olvidar, a ganarme adeptos y contrarios. Aprender a apreciar un amable envejecimiento y a no desabrigarme en invierno. A media vida retomo el abecedario, las tildes y las vanas presunciones. Me visto sin miedo a las urracas parlanchinas, sin miedo a escalar y tropezar; respirar. Siento que todo lo que he hecho aún me sabe a poco. Incluso el mar, el campo y las noches en vigilia. A media vida aprendo, sea para morir, o muriendo por amar.

© 2007 Santiago Antúnez de Mayolo

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

7 comentarios

Santiago -

Todo tiene un momento particular para la cocción, Franco. Qué mejor etapa para la recapitulación que esta, nuestra mediana madurez. Nunca es muy tarde. Quizás mas bien fue demasiado temprano.

Franco -

A media vida nos damos cuenta recien ke estamos viviendo, será muy tarde?

Santiago -

eso es, a estas alturas recién empezamos a vivir

mari -

recien empezamos a vivir nene.Mira allá arriba....¿lo viste?

Santiago -

si lo fuera menos dejaría de ser Santiago, así me podrías llamar "Porfirio", "Absalón" o "Nepomuceno", ah, y lo de grandioso no, son sólo escasos momentos de lucidez,
besos Yolanda

yolanda -

Profundo y melancólico, como siempre, tú, GRANDIOSO.
Un besazo enorme...

Isabel. -

Me llego....Saludos desde Sevilla.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres